lunes, 24 de mayo de 2010

Momi, mi inmunita, ya no está conmigo

Hoy me ha tocado despedirme de ella, muchos no la conoceis porque jamás estuvo en adopción, desde el primer dia que entró en mi casa lo hizo para quedarse pero si me habeis oido hablar de ella, siempre os he dicho que tengo 4 leucemicos y 1 inmunita (2 desde hace un par de meses con Charlie)....momi hubiera hecho 15 años en Julio. Durante estos 15 años jamás se ha puesto enferma a pesar de tener inmuno, solamente iba al veterinario a sus revisiones anuales, a hacerle las pruebas ya que convivia con leucemicos aunque jamás se contagió y a su vacuna de leucemia anual.

En mi casa ha vivido casi 6 años pero ella entró en mi vida de forma casual en 1997, cuando Momi era una preciosa gata de 2 años, la persona que alimentaba su colonia y la que después sería tambien la colonia de mi Carbón tuvo que dejar de hacerlo por un tiempo y me pidió ayuda, al final yo me convertí en la única cuidadora de esa colonia porque esa persona nunca mas volvió. Momi fué siempre la lider de allí, era una gata especial con todos los gatos, siempre protegia a los mas debiles incluso ella hizo de mami adoptiva de carbón cuando a él lo echaron en la colonia con solo 1 mes, fué momi quien lo crió. Era una autentica superviviente. En 2004 pude esterilizarla y fué cuando supe que tenía inmuno y decidí intentar comprobar si podría adaptarse a vivir en mi casa y desde el primer día se adaptó sin problemas, jamás maulló por querer volver a la calle, se llevaba genial con todos los gatos, supongo que ella entendió que con su enfermedad no podía vivir en la calle.

Momi me ha dado 6 años en casa y otros 7 en la calle en los que he podido comprobar lo especial que era con los demás gatos, su instinto protector era algo increible. Desde Enero de este año Momi empezó con problemas en la boca, a pesar de no tener nada mas, la boca le fué impidiendo comer hasta perder 3 kg y medio. Intentamos de todo incluso tratamiento con interferon pero sin conseguir nada. Hace a penas 15 días comprendí que habia llegado su hora, que ella estaba preparada y que me lo había dicho. Momi nunca ha sido una gata demasiado cariñosa, se dejaba tocar y acariciar pero jamás me buscaba pidiendo mimos pero desde hace 2 semanas no se ha separado de mi ni un segundo, siempre a mi lado, dormia con su cabeza apoyada a mi cara, se que ella se estaba despidiendo y era su manera de agrader todo lo que en la calle y en casa habia hecho por ella. Ahí entendí que si ella había aceptado que habia llegado su hora, yo debía de hacer el último acto de amor hacia ella que era ayudarla a marchar sin sufrir.

Es muy muy doloroso, por desgracia me ha tocado muchas veces, con todos los leucemicos porque por mucho que duela mientras yo pueda jamás dejaré que ningún gato sufra inutilmente cuando ha llegado su hora y los que habeis perdido gatos o perros o cualquier otro animal supongo que tambien sabeis que si queremos entenderlos, ellos nos dirán cuando ha llegado ese momento, solo hay que saber escucharlos y hacer ese ultimo favor por ellos. Tambien es la primera gata que pierdo de viejita porque momi podría haber vivido mas sin inmuno pero tiene 15 años, es una edad que incluso sin la inmuno muchos mueren por otras enfermedades asociaciadas a la edad.

Esta noche momi no dormirá con su cabeza apoyada a mi cara y yo pasaré la noche mirando ese hueco vacio en mi cama y llorando por ella, bueno no, llorando por mi misma que no podré volver a tenerla a mi lado pero se que ella estará feliz, volverá a ser esa gata sana y fuerte que un dia fue, volverá a correr libre como lo hacía en la calle y sobre todo podrá reunirse con los que vivieron con ella que se marcharon hace tiempo y que ella adoraba, mahema, ciro, pomina y especialmente Noche, mi niño que tambien fué el de ella, al que cuido desde que entro en mi casa como si fuera su mami hasta que la leucemia se lo llevó.

Hoy una amiga me ha dicho esto: "lo siento pero es el precio altísimo que tienes que pagar por ser como eres, no te paras a pensar si el gato está sano o no, tu piensas que merecen todos una oportunidad, aún siendo consciente que estas cosas pueden pasar tarde o temprano. Eres muy especial por hacerlo, porque la mayoría pensaría en el dolor que puede ser perdelos al final, una lucha sin recompensa que supone intentarlo todo para que luego se te vayan", tiene razón pero para mi el precio que pago por darle una oportunidad de vivir a un leucemico o a un inmuno aunque solo sean unos meses en los que conozca el cariño de un hogar no es altísimo, ellos se lo merece y aunque se que estó lo tengo que vivir con charlie, con carbón, con zhora, con nohode, seguiré dandole una oportunidad a los gatos con estás y otras enfermedades porque merece conocer el cariño.

Solo esta noche lloraré por ti mi niña porque se que tu no querrias que lo hiciera, porque se que ahora eres feliz con todos tus niños al lado.
Estas fotos son de anoche mientras me esperaba para irnos a dormir

2 comentarios:

Lectures dijo...

Es el precio que se paga por amar. No hay medida para ello. Momi está orgullosa de ti, no hay duda. Buenas noches a las dos.

L dijo...

Preciosa Momi, ojalá todos los gatos pudiesen tener una vida tan larga y buena como has tenido tú, incluso en el final. Ahora eres un ángel gatito, protege desde el cielo a los demás.